El descontrol público eleva la factura de la deuda un 140% durante la crisis


El peso de la deuda pública se está convirtiendo en una carga cada vez más insoportable para el Estado. En 2013, y según recogen los Presupuestos Generales presentados por el Gobierno, España dedicará 38.590 millones de euros al pago de intereses de la deuda, un 142,3% más que en 2007, el año en que comenzó la crisis. O lo que es lo mismo, el próximo año las arcas públicas verán salir 1.223,7 euros por segundo para pagar los intereses, frente a los 505 euros de hace cinco años.

La factura es tan alta, que casi 1 de cada 4 euros -el 22,7 por ciento- que gastará el Estado en 2013 tendrá como destino devolver los intereses. Y aún hay otro dato que evidencia el abultado peso que están alcanzando los compromisos financieros del Estado: esos cerca de 39.000 millones equivaldrán al 3,6% del Producto Interior Bruto (PIB), la mayor proporción desde 1998. Es decir, desde los tiempos de la peseta.

Estas cifras son herederas del creciente descontrol de las finanzas públicas en los cinco últimos años. España cerró 2007 con un superávit público -los ingresos superaban a los gastos- del 1,9% del PIB. En ese mismo momento, por cada 100 euros que generaba en un año la economía española, sólo había 36,3 euros en deuda pública. Este favorable escenario cambió a peor en 2008 y a mucho peor en 2009, un ejercicio que terminó con un déficit del 11,2% y una ratio deuda/PIB del 53,9%.

See on www.eleconomista.es