El cierre de Ford alerta sobre la crisis de competitividad del automóvil en Australia

El anuncio hecho esta semana por el fabricante estadounidense Ford de cerrar las dos plantas de ensamblaje de vehículos de Australia, ha hecho saltar la alarma en este país donde se cuestiona la viabilidad de la producción local.

 

Ford ha apuntado que sus dos fábricas, de las que salen turismos, camionetas y otros vehículos comerciales, dejaran de funcionar en 2016 y que la decisión fue adoptada tras las importantes perdidas económicas registradas durante los últimos cinco años.

La filial australiana de Ford fue fundada en 1926 en la ciudad de Geelong, en el estado de Victoria, y de su planta de Campbellfield, en Melbourne han salido modelos de gran éxito comercial como el Falcon y el popular SUV Territory.

El anuncio, que supone la extinción de unos 1.200 empleos, ha provocado el temor a que se produzca en el país oceánico el llamado efecto dominó. En el punto de mira están el fabricante Holden, subsidiario de General Motors, y Toyota Australia, así como más de 150 empresas locales y de capital mixto que hacen componentes para la industria local
See on www.eleconomista.es