El “cable”, en mínimos desde agosto

 

Cameron afirma que la incertidumbre del referéndum sobre la permanencia del país en la  UE no perjudicará a la economía, pero el mercado no está de acuerdo.

 

Los largos de GBPUSD se han rendido tras la ruptura de 1,5800.

 

Hay cierto soporte en la zona de 1,5755-50, pero el gráfico no tiene buen aspecto. Podría ser que los indicadores estuvieran exagerando, pero si hemos aprendido algo de la caída del mes de mayo pasado, puede que esta se encuentre apenas en la mita.