El bueno, el malo y el Draghi

 

Draghi ha hecho mucho bien al euro a corto plazo al negar la posibilidad de una nueva bajada de tipos. Pero si analizamos el panorama desde un punto de vista más general, ha hecho un flaco servicio al BCE al hacer creer al mercado que podía esperar una bajada de tipos en la reunión de diciembre y cambiar de postura radicalmente en la siguiente reunión. Se supone que los presidentes de bancos centrales no deben reaccionar al sentimiento del mercado en todo momento, que es precisamente lo que parece que está haciendo.

 

¿Y qué ha cambiado en el último mes? Pues no mucho. Los mercados financieros han mejorado, pero hay pocas mejoras en la economía real. Te hace preguntarte por qué tantos miembros de la junta aceptaron bajar los tipos el mes pasado…