El beneficio trimestral de Wall Street debe subir un 8,5% para no defraudar

El parón fiscal en Estados Unidos no ha impedido que Wall Street continúe conquistando nuevos niveles, aunque a medida que se acerca la fecha límite del 17 de octubre, la confianza de los inversores empieza a erosionarse -ayer a media sesión, los principales índices norteamericanos retrocedían en torno a medio punto porcentual-.

 

Ahora hay un añadido a toda esa presión, y es que hoy comienza el periodo en el que las compañías norteamericanas y, por lo tanto los máximos, son sometidas a examen.

El mayor fabricante de aluminio, Alcoa, inicia esta noche al cierre de Wall Street una temporada de resultados en la que el mercado espera que las 500 mayores empresas de Estados Unidos (las que se incluyen en el índice S&P 500) anuncien un crecimiento del 8,5% en sus ganancias, es decir, que alcancen un cuarto de billón. El listón está ahora más alto que en el anterior trimestre, cuando se esperaba que los beneficios creciesen un 4 por ciento. Entonces, apenas hubo margen para la sorpresa porque el impulso en beneficios se quedó cerca de la cifra prevista.

La diferencia esta vez es que las previsiones que lanzan las propias compañías son más negativas. De las 500 compañías del S&P, sólo 109 han anunciado objetivos de beneficio y, en este trimestre, la mayoría de ellas tienen bajas expectativas. Hasta 90 de ellas han admitido que sus beneficios habrían caído durante el tercer trimestre del año, es el número más elevado de empresas pesimistas con sus propios beneficios desde que FactSet elabora esta estadística, en 2006. Pese a todo, los analistas descuentan una buena temporada de resultados, porque en los últimos cinco años el 78% de las empresas que suelen anunciar objetivos de ganancias los superaron con sus resultados, según la consultora.
See on www.eleconomista.es