EEUU se juega su recuperación si el Congreso no toma las riendas del recorte de gastos

El hombre tropieza tres veces sobre la misma piedra y parece que a los políticos estadounidenses les gusta retar al destino. En poco más de 24 horas, Estados Unidos dará el pistoletazo de salida a un recorte automático de gasto que pretende reducir el déficit presupuestario del país en aproximadamente 1,2 billones de dólares durante la próxima década.

 

Un objetivo brillante, especialmente a ojos del Viejo Continente, donde la austeridad hace acto de presencia desde hace ya varios años. Sin embargo, el conocido como “secuestro” aplicará un revulsivo que amenaza con indigestar la recuperación de la mayor economía del mundo, ya que se perfila como un ajuste abrupto y desordenado. Sin una hoja de ruta clara, que realmente sepa que áreas y programas deberían sufrir un recorte de presupuesto, este evento se perfila como el primer capítulo de un drama que podría acabar en tragedia.
See on www.eleconomista.es