Desayunos con el mercado Forex

desayunos

Hoy tenemos un día completo, con el Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo

El anuncio del FOMC de ayer ha es historia, y hoy nos centramos en las decisiones del Banco de Inglaterra y del BCE, a las 7 AM EST y 7:45 EST, respectivamente. No se esperan cambios ni por un lado ni por el otro, pero la introducción de la nueva estrategia de “forward guidance” puede complicar el tema. De momento, vamos a analizar lo que sucedió ayer en EE UU y en el FOMC.

Para empezar: no sucedió nada de nada. Todos pensábamos que veríamos bastante volatilidad, pero no fue así. Lo que tuvimos fue una pausa un tanto embarazosa. Mientras que el día de mercado de ayer produjo unos buenos rangos, los mercados estuvieron un buen rato musitando qué hacer. Todo empezó con el PIB de EE UU, que mostró un aumento muy por encima de las previsiones. Pero el PIB del trimestre pasado se revisó a la baja y, en esencia, ¡las lecturas del PIB de cada trimestre están intercambiadas!

Como si todo esto no fuera un buen lío, se utilizaron dos métodos distintos de cuantificación del PIB, de modo que nadie sabía lo que era real y lo que no. Mientras tanto, las bolsas siguieron un tanto inquietas, pero subiendo, pues fue una jornada con apetito de riesgo. Entonces llegaron los del FOMC y, tal como se esperaba, no anunciaron nada nuevo, pero las declaraciones posteriores después rezumaban cierta preocupación por lo bajo de la inflación (por debajo del objetivo del 2%) aunque también afirmaron que tanto el crecimiento como el empleo se recuperarían, con pocos riesgos a la baja. Así que, hubo un poco de todo, pero no demasiado. Los que apostaban por que la reducción de la flexibilización cuantitativa no se producirá en septiembre se fiarán del primer dato y, los que creen que sí se producirá en septiembre se fiarán del segundo dato. Misión cumplida: volatilidad reducida gracias a la ofuscación verbal.

Pero luego pasamos a un escenario de un poco menos de apetito de riesgo, en el que las divisas de riesgo perdiendo algunas de sus últimas ganancias. Esto nos lleva a la sesión asiática de anoche, en la que la gran noticia fue el índice de gestores de compras de China, que resultó ser mejor de lo esperado (50,3 frente a la previsión del 49,8), junto por encima del umbral de la expansión. Por lo general, diría que esta cifras han sido manipuladas por el gobierno, pero lo cierto es que el índice de gestores de compras es mejor en todo el planeta, de modo que, o bien estamos ante una conspiración a nivel mundial o las cifras son ciertas. Los datos del índice del Markit/HSBC fueron un poco más bajos, en 47,7, pero puede que refleje la diferencia entre los fabricantes más grandes y los más pequeños.

Todo esto debería haber sido positivo para el aussie y el kiwi, pero no: ambas divisas se vendieron, y el primero se quedó a poco de un mínimo de tres años contra el USD en 0,8925. Se especula que el Banco de la Reserva de Australia podría bajar tipos de interés en la reunión de la semana que viene, rumores que han actuado de contrapartida de los buenos datos del índice de gestores de compras de China sobre el aussie. Y con el aussie en niveles tan bajos, podría haber llegado el momento de que el banco central se abstuviera de realizar tal acción. De hecho, no es probable que lo haga, pero también hay que entender que no todo el mundo en el planeta tiene ganas de entrar en este juego de inyectar capital sin parar.

También ha bajado el yen contra todos los pares, ya que la prensa anunció que los japoneses prefieren invertir en valores extranjeros que en bonos del gobierno japonés. El lunes ya mencionamos esta dinámica, ya que la cifra de ventas minoristas resultó ser peor de lo esperado. Los japoneses son ahorradores por naturaleza, de modo que convertirlos en máquinas de gastar por el bien de la economía nacional es un reto para nada sencillo. El USDJPY se halla en 98,75.

Y continuando con el índice de gestores de compras, también el de la zona euro resultó ser mejor de lo esperado, con un 50,3 frente al 50,1; a la cabeza estaba, claro, Alemania, con un 50,7. El índice de Francia fue más bajo, del 49,7.

Pero el mejor índice lo encontramos en Gran Bretaña, con un 54,6 frente a la previsión del 52.8. Esto demuestra que hay demanda de bienes y servicios del país, lo cual ayuda a mejorar la economía nacional. Esto no basta para asegurar un cambio de la política monetaria, pero es un paso es la buena dirección.

Así que, la decisión del Banco de Inglaterra no será distinta de la del mes pasado, en la que todos acordaron congelar tipos, pero la estrategia de la forward guidance podría tener algunas consecuencias no deseadas. Es cierto que el Banco de Inglaterra coloque un punto de referencia o defina una hoja de ruta para un cambio de políticas, pero el mercado podría reaccionar con fuerza.

Por otro lado, el BCE avanzará más despacio con la forward guidance, y es probable que prefiera no definirse. No es ningún secreto que ambos bancos centrales prefieren divisas más débiles para ayudar a las exportaciones, de modo que me da la sensación de que la forward guidance podría ser negativa para una política monetaria más flexible lo cual, a su vez, podría ser positivo, a menos que esos puntos de referencia sean tan ridículos, que el mercado no los tome en serio. Lo veremos dentro de un rato.

Esta mañana también tenemos el ISM manufacturero de EE UU, lo que podría redondear la mañana y llevarnos más cerca de la reducción del QE para septiembre, si es que resulta ser mejor de lo esperado.

¡Buen día de mercado a todos!

Fuente del artículo original: http://fxddnow.es/desayunos-con-el-mercado-forex-39/