Desayunos con el mercado Forex (3 de julio de 2013)

BOBS 4

Parece que Egipto también quiere un día de la Independencia, ya que parece que el enfrentamiento entre el desafiante presidente Mursi y el pueblo es inminente. La tensa situación ha ayudado a aupar el precio del crudo WTI a niveles por encima de 100 dólares/barril y, en esencia, a que todo lo demás caiga, sobre todo las bolsas. Nada como el precio de la libertad… ¡que aparece en las gasolineras!

Las bolsas han caído en todo el mundo en un día dominado por el poco apetito de riesgo y, como resultado, el yen japonés ha caído. La principal noticia de la sesión asiática fuer que el índice de gestores de compras del sector no manufacturero de China se expande al ritmo más lento de los últimos nueve meses, y que el mismo índice del sector servicios ha sido un 0,1% ás alto que la última vez. Unos datos que no son precisamente buenos: el dólar australiano notó la presión inmediatamente y cayó casi 125 pips después de la noticia. El vecino kiwi también tuvo problemas similares, ya que los destinos de ambas economías están fuertemente ligados al de la economía china.

En Europa, el índice de gestores de compras fue desigual en la zona euro (en algunos países se situó por debajo de las previsiones), lo que empujó al euro hacia el nivel de 1,2925 frente al USD. Mejor le fue a las ventas minoristas, que salieron mejor de lo esperado, con una lectura anualizada de –0,1%, mejor que el previsto –1,9%.

Pero la situación política en el continente no es demasiado buena: Gracia siempre está en el ojo del huracán y, en Portugal, ya son tres los ministros que han presentado su dimisión. Las primas de riesgo entre el paraíso del bund alemán y las maltrechas economías periféricas se han ampliado, lo que quizá indica que hay algunos problemas que ignoramos y que podrían abordarse en la reunión europea de dentro de unos días. Donde hay humo, suele haber fuego.

El rayo de esperanza, al menos desde el punto de vista de los datos macroeconómicos, viene del Reino Unido, donde el índice de gestores de compras se situó en 56,9, muy por encima de la previsión del 54,5. Esto ayudó a escalar casi 150 pips al cable, que se ha quedado a las puertas del nivel de 1,5275. La fortaleza de la libra esterlina que vemos hoy se explica por la reunión de mañana del Banco de Inglaterra, en la que se anunciará la decisión sobre tipos de interés, y que será la primera bajo el estandarte del nuevo gobernador Mark Carney. Si nos atenemos a estos datos tan positivos, es improbable que las cosas cambien.

La decisión del Banco Central Europeo podría provocar un poco más de volatilidad; bueno, no la decisión en sí sino las declaraciones posteriores del jefazo, Mario Draghi, que podrían hacer saltar chispas. Nadie espera que Draghi baje los tipos de momento, pero podría intentar decir algo para depreciar el euro y ayudar así a la economía de las distintas regiones. Con poca coordinación de políticas fiscales, o mejor dicho, ninguna en absoluto, las decisiones de política monetaria más importantes necesitan pruebas de que las cosas se están deteriorando a marchas forzadas y seguramente la UE aún no está en ese punto.

Y aquí en EE UU, el mercado aguarda el informe de empleo ADP, del que se esperan 160.000 nuevos empleos. No hay que confundir esta cifra con la del informe de empleo no agrícola del viernes. Puede que alguien os diga que ambos informes están relacionados, pero os puedo asegurar que no hay ninguna correlación estadística significativa y que los datos son mayormente independientes. El dato de solicitudes de subsidio de desempleo saldrá un día antes a causa de la festividad de mañana. Los bancos estadounidenses estarán cerrados, de modo que seguramente habrá un volumen mejor, pero con las dos decisiones sobre intereses que esperamos del otro lado del charco, podría darse bastante acción como para que hoy sea un día productivo.

Pero a los que decidan hacer las maletas: no os perdáis el informe de empleo no agrícola del vienes, pues podría ser uno de los más importantes de lo que podemos esperar en mucho tiempo.

¡Buen día de mercado a todos!