Desayunos con el mercado Forex

desayunos

¡Abe no logra la mayoría!

Esta es la gran noticia del fin de semana: las elecciones en Japón, en las que el partido del primer ministro Shinzo Abe, el Partido Liberal Democrático, se ha alzado con la victoria pero no ha obtenido la mayoría necesaria. A los ojos del mercado, esto podría significar que el presidente tendrá problemas para llevar a cabo algunas de las reformas fiscales que forman parte de la ya famosa “Abenomics”, la economía de Abe.

El yen se ha reforzado un poco, y así valoró el mercado la noticia, pero yo esperaba un poco más. Parecía que las elecciones eran un evento muy importante para el mercado, pero parece ser que no había para tanto, dada la decisión de los votantes. Ahora solo queda esperar a ver cómo va a reaccionar el público a las reformas, lo cual podría detener a Abe. El USDJPY descansa justo por encima de 100.

Y el G20 también se reunió este fin de semana, reunión que ya ha terminado. Los distintos países han decidido que, en el futuro, se necesita una acción más “coordinada” de los bancos centrales, gracias al sr. Burbuja Ben y a su anuncio de la próxima reducción de la flexibilización cuantitativa, que sentó más que mal. Y hablando de todo esto, ahora parece que las expectativas del mercado empiezan a cambiar y muchos empiezan a creer que la temida reducción no empezará en septiembre. Si nos fiamos de la teoría de que la decisión final “depende de los datos”, ¿cuántos datos deben mediar entre ahora y dicha decisión para que la Fed entienda que es necesario reducir? Si este fuera el caso, me imagino que habrían anunciado la intención mucho antes de la reunión del mes de junio.

Hay alguien que está de acuerdo conmigo; bueno, yo estoy de acuerdo con el: es Bill Gross, jefazo de PIMCO y el rey de los bonos, ¡aunque es evidente que últimamente lee mis informes! Pues Gross ha hablado, y ha dicho que no cree que la Fed empiece a endurecer las políticas monetarias hasta 2016, ¡casi dos años! Si este es el caso, entonces la reducción puede esperar al menos hasta 2014, que es lo que he estado diciendo.

Y en cuanto a esos datos de los que tanto dependemos, hoy conoceremos las cifras de ventas de viviendas existentes, de las que se espera la lectura más alta desde 2009. Yo no soy tan optimista, pero, claro, no conozco la parte de los datos que nos dice cuántas de estas viviendas van a parar a las familias y cuántas a grandes empresas que las compran a modo de inversión. Supongo que mientras los bancos no reflejen este aspecto en sus libros, a Bernanke no le importa nada en absoluto.

Porque todo este conjuro de la política monetaria se ha organizado, en realidad, con un solo objetivo en mente: para prevenir otro crack del mercado inmobiliario y para salvar a los bancos de los muchos créditos fraudulentos que aún tienen en sus libros, evitando así otra crisis bancaria. Así que, atención a las cifras del mercado inmobiliario, ya que una lectura por debajo de lo esperado podría indicar que “la reducción” se pospondrá aún más.

Aparte de esto, no hay mucho más que contar. China anunció el fin de semana que han acabado con los suelos en los costes de préstamos, lo cual ayudó al dólar australiano a brotar a 0,92 frente al USD. En la vecina Nueva Zelanda, el kiwi lleva unos días bastante estable; el miércoles se espera la decisión sobre tipos de interés, pero no se espera cambio alguno.

Tanto el euro como la libra esterlina han subido con respecto al USD, pues las palabras de Gross han perjudicado al USD, pero también porque el primer ministro británico, David Cameron, ha dicho que el país ha empezado la recuperación y cabe la posibilidad de bajar impuestos. En la zona euro, las cifras demuestran que la deuda ha subido al 92,2% del PIB; aunque a nadie parece que le importe nada en absoluto. De hecho, incluso podría ser bueno, ya que el secretario del tesoro de EE UU, Jack Lew, ha hecho una parada en Grecia para declarar que la austeridad podría no ser la mejor opción. Vaya, para un gobierno que, en teoría, necesita que la zona euro se recupere para crecer, esto habrá sido como una puñalada a la espalda para Alemania y la troika. El cable está ahora en máximos de dos semanas en 1,5325, y el eurodólar se pasea por la zona de 1,3175.

Estamos en verano, y hay pocos datos macroeconómicos, con lo que puede que la volatilidad baje un poco, aunque claro que esto podría volver a cambiar en un abrir y cerrar de ojos si algún miembro de la Fed empieza a hablar. Parce que los mercados serán hipersensibles a los datos, en especial con los relacionados con el mercado inmobiliario aquí en EE UU.

¡Buen día de mercado a todos!

Fuente del artículo original: http://fxddnow.es/desayunos-con-el-mercado-forex-31/