Desayunos con el mercado Forex

desayunos

Hoy toca la segunda parte de la comparecencia de Bernanke: ¿qué sorpresas nos depara el día?

Ayer, el presidente de la Fed hizo un magnífico trabajo: no dijo nada que hiciera explotar a los mercados. Pero el peligro aún no ha pasado, ya que hoy aún tiene tiempo de sobra para soltar alguna bomba.

Los mercados subieron en la jornada de ayer, aunque Bernanke hizo todo lo posible para evitar el siempre polémico tema de la reducción del QE y afirmó que no tenía ninguna hoja de ruta predeterminada para ello. Resulta complicado meter de nuevo la pasta de dientes en el tubo cuando ya la hemos sacado… Por lo general, es mejor limpiar el estropicio y empezar de nuevo. Una canción que hemos estado oyendo últimamente es que Bernanke habría abandonado el ya famoso mantra de “reducir no es endurecer”, ya que se habría dado cuenta de lo ridículo que suena. Ya lo sé, ya: estos días todo va de semántica… O al menos eso parece… ¿O no?

No nos equivoquemos: la “reducción” no está del todo descartada,  ya que Bernanke se encargó de recordarnos que depende totalmente de los datos económicos. El libro beige, que salió ayer, apunta a que, efectivamente, la economía se esta recuperando, aunque poco a poco: esto podría haber despejado el camino a una posible reducción del QE. El otro factor que vale la pena destacar es que el escenario actual realmente se encamina hacia una reducción de los estímulos, de modo que las ayudas de la Fed empiezan a tener ya fecha de caducidad.

Y hoy, ¿qué podemos esperar? Si Bernanke repite las acrobacias verbales de ayer y se escaquea de contestar de forma clara y concisa, creo que podemos darnos por satisfechos. Probablemente, los mercados interpretarán el mensaje como algo positivo, y así lo reflejarán en la operativa de hoy. Sin embargo, no hay que echarse a dormir, ya que aún hay riesgo de volatilidad.

Y vamos ahora al mercado de divisas en concreto, donde vemos que la acción de ayer quedó un poco contenida después de la debilidad que observamos en el USD a primera hora. El yen también se depreció ayer, en línea con una dinámica del tipo RORO (RIsk-in/Risk-out). Se corrió el rumor de que la divisa sería castigada en la reunión del G20 de mañana por las políticas expansivas de Japón, pero, de hecho, ¡fue el propio Bernanke el que dio su bendición a estas políticas! Así que, si alguien va a recibir mañana es Bernanke, por levantar tanta volatilidad en todo el mundo, y no los japoneses por sus políticas monetarias. El USDJPY rompió sobre el nivel de 100, donde ahora mismo sigue descansando.

Y en las antípodas. El aussie se deprecio aún más y cayó hasta 0,9135 frente al USD, ya que las cifras de confianza del consumidor fueron menores de lo esperado, a lo que cabe añadir la inquietud por la ralentización del crecimiento de China y el aumento del paro.

Una aspecto que perdimos ayer con tanta cháchara de la Fed es lo que sucede en la zona euro. Esta semana no hemos tenido muchos datos económicos (estamos en verano), pero sabemos que en algunos países de la periferia las cosas no van precisamente mejor. Por ejemplo, aunque no se ha hablado mucho de ello, las previsiones del PIB italiano se revisaron a la baja, con lo que el país se colocaría claramente en un periodo de recesión. En Portugal, la deuda soberana está en una situación para nada fácil y, en Grecia, siempre parece que esté a punto de suceder algo para molestar a la Troika, con lo que no recibirían los fondos del rescate. El tiempo no está de su parte, pues estos países deben realizar muchas reformas, y el hecho de que el euro se haya apreciado (USD débil) tampoco ayuda demasiado. El EURUSD se mantiene estable en 1,31.

En el Reino Unido, el informe de cifras minoristas se situó mucho mejor de las previsiones, con un 2,2% positivo fuente a la previsión de solo un 0,3%%. Esto se atribuye a la bajada de precios en época de rebajas, pero creo que tiene más que ver con la recuperación de la economía. Recordemos que los británicos han llevado a cabo medidas de austeridad para reducir el gasto público,  ahora parece que el sector privado se encamina hacia una situación más positiva. El cable se apreció hasta casi 1,5220 aunque posteriormente retrocedió a 1,5210.

Y vamos a visitar a nuestros vecinos canadienses, pues la decisión sobre tipos de interés del Banco de Canadá de ayer fue la que se esperaba, es decir, sin cambio alguno; ayer, ni siquiera yo me di cuenta de que salía el dato. ¡Con todo el show de Bernanke, me olvidé totalmente! Mis disculpas a mis amigos del norte.

Por último, además de Bernanke, hoy tenemos el informe de peticiones de subsidio de desempleo, así como la Philly Fed y otros datos más o menos importantes. Ayer, las cifras del sector inmobiliario se situaron peor de lo que se esperaba aquí en EE UU, de modo que son las cifras de este calibre lo que podría proporcionara a Bernanke la coartada que necesita para abandonar la idea de empezar a reducir el QE.

Y hablando de QE, ¿cuándo terminará? ¿Cuándo volverá EE UU a adoptar una política monetaria sensata? ¿Y la política fiscal? ¿Será demasiado tarde para entonces?

Dudo que hoy tengamos respuesta, de modo que me daré por satisfecho si la volatilidad no llega a explotar y acabemos en una jornada con tantos altibajos como cuando oímos por primera vez la idea de la “reducción”.

¡Buen día de mercado a todos!

Fuente del artículo original: http://fxddnow.es/desayunos-con-el-mercado-forex-29/