Desayunos con el mercado Forex

BOBS 4

La baja inflación implica que los bancos pueden flexibilizar medidas.

La primera ronda de datos del IPC ha salido a luz pública hace unas horas, en la sesión europea, y mostró que, para se ha cumplido el incremento del 1,6% que se esperaba en la zona euro. No ha sucedido lo mismo en Gran Bretaña, donde el dato ha resultado por debajo de las previsiones, con un aumento del 2,9% frente al esperado 3%. Por supuesto, esto se ha traducido un ventas de GBPUSD.

Pero, un momento… ¿ha sido esta una acción correcta? Parece ser que no, y ahora todo indica que han entrado inversores con un poco más de sentido común, ya que el cable ha enjuagado algunas de las pérdidas y ahora vuelve a situarse por encima de 1,51. Lo que ha sucedido es un clásico en el mercado de divisa: los inversores operan con todos y cada uno de los datos, muchas veces sin tener en cuenta el panorama general. Si analizamos estos datos con más atención, veremos que, cierto, las previsiones no se han cumplido y que, cierto, a los mercados les gusta hacer previsiones, de modo que puede que ya hubieran ponderado ese nivel y, seguramente, el dato podría ser un argumento a favor de continuar con las medidas de flexibilización.

Pero lo que debemos recordar, y que puede que el mercado haya olvidado, es que ¡el tipo de interés oficial del Banco de Inglaterra es del 2%! El Banco de Inglaterra siempre anda por encima de su objetivo de interés, de modo que cualquier desviación a la baja es buena porque significa que la política actual no está teniendo un efecto tan negativo en el público como pensaron en un primer momento. El 3% esperado no era un objetivo, sino más bien un escenario de expectativas. Está bien que los mercados vendan cuando se producen estas noticias, aunque los traders más espabilados saben que, con toda probabilidad, esto no aumenta las posibilidades de que se prolongue el QE y, de hecho, puede que signifique todo lo contrario.

La otra gran noticia de la mañana es el ZEW alemán, con la peor lectura en casi seis meses, 36,3 frente a la previsión de 40, lo que habría sido un aumento con respecto al 38,5 del mes pasado. Esto ha resultado en algunas ventas de euro pero, desde entonces, la divisa ha repuntado porque el mercado ha pasado a concentrarse en los datos macroeconómicos procedentes de EE UU.

Y nos vamos ahora a las antípodas, pues en Australia se han hecho públicas las actas de la reunión sobre política de intereses. Aquí hemos tenido algunas sorpresas, ya que han admitido que un valor inferior del dólar australiano cambiaría sus expectativas de inflación lo cual, a su vez, podría prevenir otra bajada de tipos en la siguiente reunión. Qué panorama más alentador: ¡vamos a impedir que los precios suban, lo que perjudica a nuestros ciudadanos, devaluando aún más nuestra divisa! El AUDUSD ha subido a 9,225 y ha arrastrado consigo al kiwi, que se ha colocado a las puertas de 0,79 frente al USD.

Pero lo que estamos viendo realmente es una nueva ronda de debilidad del USD después de las últimas comparecencias de Bernanke. En esencia, ha tenido dos ocasiones para corregir los errores verbales que pudiera haber cometido y, claro está, si no le gusta la acción de mercado, siempre puede dar un giro de 180 grados y empezar a decir todo lo contrario. Así que, podría haber una volatilidad extrema.

Los datos del IPC de esta mañana harán moverse a los mercados, pero solo si hay una desviación importante con respecto a las previsiones en cualquier sentido, pero debemos darnos cuenta que, con todo lo que han manipulado esta cifra últimamente, ¡ni siquiera es ya la que utiliza la Fed para calibrar la inflación! En el mundo de Bernanke, salarios más bajos junto con precios de materias primas más elevados es una ecuación perfectamente válida, porque, en esencia, se neutralizan mutuamente y, ¡magia! ¡ya no hay inflación! ¿No es genial?

Que se lo digan a quienes no tienen trabajo, o a las víctimas del Obamacare que les han pasado el contrato a media jornada porque la competencia es feroz. Ahora va a costar más conseguir ese trabajo (o incluso una simple entrevista), y también poner un plato en la mesa. Mientras tanto, parece que vuelve el calentamiento global, porque hace un calor de mil demonios y el coste que supone enfriar tu casa o tu oficina es ridículamente alto, lo cual, a su vez, perjudica a la demanda, lo que hace que los precios suban aún más.

No me extraña nada que las ventas minoristas salieran más bajas ayer, ya que nadie tiene un rincón ahorrado para hacer nada excepto para sobrevivir. Pero, que nadie se preocupe: Bernanke está al caso y continuará con sus medidas de flexibilización…

¡Buen día de mercado a todos!

Fuente del artículo original: http://fxddnow.es/desayunos-con-el-mercado-forex-27/