Decepcionante panorama de los bienes duraderos

Las cifras eran débiles en todas partes. Parecen adivinar que el vencimiento de un incentivo fiscal que permitiría una depreciación completa de las compras de bienes de equipo podrían haber producido las abruptas caídas de enero, pues las compras estaban concentradas en 2011. La caída, excluido el transporte, del 3,2% fue la mayor desde octubre del 2010. Los pedidos de aviación civil cayeron un 19%. Los pedidos de bienes de capital no relacionados con la defensa cayeron un 4,5%. Se cree que todo esto es un indicador de inversiones en negocios en general. En conjunto, un panorama decepcionante a las puertas del nuevo trimestre.