De crisis financiera a crisis política

Una crisis política en Italia amenaza con nuevas elecciones. El Gobierno portugués recibe un mazazo en las urnas. Austria observa un aumento importante en los partidos de extrema derecha y antieuropeos. Alemania se deja llevar sin un gobierno. Los parlamentarios de extrema derecha están siendo arrestados en Grecia. Ey… es sólo un fin de semana cualquiera en la Eurozona. Y sin embargo, un barco sólo puede capear un número de tormentas limitado, por mucho que se empeñen el capitán y la tripulación en mantener el velero a flote.

Los mercados han crecido en complacencia respecto a la crisis en Europa desde que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dio su promesa el verano pasado de hacer todo lo que fuera necesario para mantener la moneda a flote. Pero la crisis no llegó a irse: el ajuste de cuentas sólo fue aplazado con unos potentes analgésicos. El problema real es que en esta ocasión no son los mercados de bonos. Es la reacción política contra la austeridad y la recesión… y tiene la capacidad de ser mucho más grave para los inversores que han estado acumulando activos europeos en los últimos meses.

See on www.eleconomista.es