Codere busca un ‘Buffett’ para evitar una reestructuración de su deuda

La nota con la que las agencias de rating califican a la deuda de Codere supone que hay una “alta probabilidad de impago”, de más del 75%, y que todas las condiciones han de ser “favorables” para que pueda cumplir con sus compromisos financieros. Este entorno se ha complicado para la compañía, que el próximo 15 de junio afronta al mismo tiempo el vencimiento de una línea de crédito y el pago del cupón de uno de sus bonos sin recursos suficientes. Tanto los accionistas como los bonistas están sufriendo en el mercado esta desconfianza de impago con pérdidas de alrededor del 20% desde que a mediados de mayo saltaron las alarmas.

Sin embargo, desde el seno de la compañía el sentimiento es de tranquilidad. Se intenta transmitir que el proceso para encontrar una solución ya está encaminado y es cuestión de horas que se anuncie una vía para evitar cualquier colapso.

Si hay una alternativa con la que la familia Martínez Sampedro estaría encantada es con la llegada de un nuevo socio minoritario para el negocio americano.¿Quién no quiere un Warren Buffett en su empresa? Se trataría de la entrada en el capital de algún proveedor estadounidense de maquinaria recreativa interesado. Esta opción, que ahora podría acelerarse, ya se planteó hace tiempo y había quedado aparcada al menos hasta 2015, cuando la compañía afronta un fuerte desembolso ante el vencimiento de uno de sus bonos. También podría haber un cambio accionarial en Codere a través de la entrada de un fondo de capital riesgo, como hace un mes ocurrió en Uralita, pero fuentes cercanas a la empresa lo ven más complicado.

See on www.eleconomista.es