Bueno, ¿qué hemos aprendido hoy?

 

Que las filtraciones de ayer acertaron al 100%.

 

Que existe una contradicción inherente en la lógica del programa del BCE.

 

Que Merkel está de acuerdo con lo que el BCE acaba de anunciar.

 

Que los datos de empleo en EE UU muestras señales de mejora, como en es el caso del sector inmobiliario. Esto ha sido el peor problema de la economía estadounidense.

 

Tenemos lo que queríamos de Draghi, y, más aún, de los EE UU. Pero el riesgo, de algún modo, sigue estando ahí. China sigue siendo una de las principales preocupaciones.

 

Parece que es uno de estos días en que al dólar le va a ir bien. No hay vendedores claros, aparte del USDJPY, pero es complicado alcanzar al galgo que lleva rato corriendo, en relación con la historia más reciente.