Buenas intenciones, resultados pésimos.

El Presidente Obama está de campaña en Ohio, un estado indeciso vital para cualquiera que aspire a ganar la Casa Blanca.

Obama le dice a un compañero de campaña que el acceso universitario “no parece ser una prioridad para mi oponente”, según Mark Knoller CBS.

No es una prioridad para Obama, tampoco. Todo lo que Obama hace es ayudar a que aumente la deuda estudiantil. El problema con los préstamos estudiantiles respaldados por el gobierno es que las universidades americanas aumenten todavía más las matrículas. Más préstamos, matriculas más altas…

Obama no ha aprendido nada del colapso asistido por el gobierno del mercado de la vivienda, las distorsiones de la ley Medicare en el resto del “mercado” en la atención médica.

Simplemente se monta en el carro de la campaña y promete más golosinas para todos los chicos y chicas buenos sin la más mínima idea de que estas políticas bien intencionadas, hacen más daño que bien.