Bruselas condicionó las ayudas a la banca española al rescate del país

Las gestiones del Gobierno para que la banca española recibiera ayudas del Fondo de Estabilidad Europea Financiera (FEEF) no concluyeron con éxito. Economía pretendía que este fondo inyectará al menos unos 20.000 millones de euros a través del Frob, y que este organismo lo distribuyera entre las entidades necesitadas, con el objetivo de apuntalar sus planes de la segunda reforma financiera.

Sin embargo, el mecanismo está reservado a países y no a sectores, por lo que Bruselas condicionó la concesión de estas ayudas si se otorgaban directamente a España, lo que significaba un rescate financiero del Estado.

Resignarse a una intervención no está en los planes del Gobierno, que lucha por ganar credibilidad en Bruselas y despejar las dudas acerca de la necesidad del rescate, por lo que la condición impuesta provocó que Economía tuviera que prescindir de la ayuda exterior con la que había contado para implementar sus nuevas medidas.

Un rescate europeo, no sólo supone el fracaso de las políticas gubernamentales, sino que implica una monitorización de la economía que lleva a aparejada medidas macroeconómicas más restrictivas.

See on www.eleconomista.es