Bruselas blinda la Tasa Tobin para evitar que se desvíen operaciones a la City

La Comisión Europea presentará hoy su nueva propuesta para crear un impuesto a las transacción financieras, conocido popularmente como Tasa Tobin, que se aplicará en once países de los 27 miembros de la UE (incluida España).

Y ello a pesar de las duras críticas del sector bancario (ver más adelante). La principal novedad sobre la propuesta original es la introducción de una nueva herramienta para evitar que los bancos e instituciones financieras desvíen sus operaciones a otros centros financieros para esquivar el impuesto, especialmente a la City londinense, que ya actualmente es el pulmón financiero europeo. Según la Asociación Bancaria Británica, Londres sería el destino natural al que migrarían este tipo de operaciones.

La Comisión mantiene su propuesta original de gravar todas las operaciones en las que al menos una de las partes sea residente en uno de los once países. Pero ahora suma otra más: también aplicará el impuesto a las aquellas operaciones con activos financieros que hayan sido emitidos en alguno de los países, independientemente de si los compradores o vendedores son residentes.

Con esta propuesta de directiva, a la que ha tenido acceso EXPANSIÓN, Bruselas pretende recaudar entre 30.000 y 35.000 millones de euros. Los países que se han unido al impuesto son Bélgica, Alemania, Estonia, Grecia, España, Francia, Italia, Austria, Portugal, Eslovenia y Eslovaquia. El mecanismo que se va a seguir para adoptar la normativa es el de cooperación reforzada, que se usa cuando no hay unanimidad entre los 27 y que se puede activar cuando al menos 9 países están de acuerdo.

See on www.expansion.com