Biden vs Ryan: recortar o no los impuestos a los ricos para salvar la clase media

A finales de 2008, Grecia cerró un contrato con la empresa Cosco, un gigante del transporte marítimo propiedad del gobierno chino, para la concesión por 35 años de la terminal para contenedores del puerto de El Pireo. Gracias a este acuerdo el país heleno no solo consiguió una importante inversión en tiempos difíciles -3.400 millones de euros-. Además, este puerto del sudeste de Europa ha logrado prosperar gracias a la constancia en el trabajo propia de la sociedad china.

El volumen de carga es hoy tres veces el nivel que tenía antes de que el capitán Fu Cheng Qiu, fuese puesto en su cargo. Cosco arrendó medio puerto y lo convirtió rápidamente en un negocio que había languidecido bajo órdenes helenas, señala en un artículo el New York Times.

See on www.eleconomista.es