Asmussen: el BCE necesita una estricta separación entre política monetaria y supervisión bancaria

 

* El nuevo papel como supervisor podría provocar un conflicto de intereses

* La principal tarea del BCE es asegurar la estabilidad de los precios