Asfixiados por las hipotecas en yenes

Corría el año 2006 y pasar euros a determinadas divisas era hacer de la plata el oro. Los bajos intereses y el cambio favorable fueron, en plena ‘fiesta’ inmobiliaria, una tentación irresistible. Muchos se lanzaron a firmar una hipoteca en monedas como el yen japonés o el franco suizo para ahorrar en la compra de su vivienda. Le pasó a Juana, que suscribió en 2007 una hipoteca de 390.000 euros que se tradujo en 63 millones de yenes con una mensualidad de 1.500 euros por un casoplón. Hoy debe 650.000 euros.

 

Cuando cayó en este producto financiero llamado ‘hipoteca multidivisa’, Juana (nombre ficticio a petición de la entrevistada) ni se imaginaba que algún día las cartas podrían volverse en su contra. Creyó que tiraba una jugada maestra hasta… que llegó “el hachazo inesperado”. La devaluación del euro frente a divisas como el yen dobló sus cuotas después de cuatro años pagando “religiosamente”, cuenta esta funcionaria de 60 años.

 

De aquellos 1.500 euros de cuota mensual pasó a los 3.000 euros que paga ahora. “Ni vendiendo la casa puedo cubrir la deuda”, denuncia.

Su infortunio se reproduce en otros 30.000 damnificados —según ADICAE— que corren igual destino. Todos se agarraron al trampantojo de las multidivisas para abaratar su préstamo. El euro era, durante los años que duró el milagro español, la moneda dominante y el tipo de interés de referencia de este tipo de hipotecas es el Libor, que rondaba el 0,7% frente al 5% del Euribor.

See on www.elmundo.es