Algo está pasando en el mercado japonés

Cuando se disparó la crisis de deuda en Europa en 2010 y, a raíz de la imposición de políticas de austeridad en la Eurozona, se extendió el miedo a una “japonización” de la región, entendiendo como tal la evolución hacia un escenario prolongado de tipos bajos y crecimiento nulo. Pues bien, si los malos augurios están resultando más o menos acertados hasta ahora, el término puede que deje pronto de ser el más pertinente. O eso es, al menos, lo que se ha propuesto el nuevo primer ministro de Japón, Shinzo Abe quien, desde que ganó las elecciones en diciembre del año pasado, ha puesto sobre la mesa una terapia de choque para el estímulo de su economía.

La receta de Abe consiste, fundamentalmente, en acabar con los 15 años de deflación que persiguen al país. Para ello, necesita de la implicación inequívoca del Banco de Japón y no ha dejado de ejercer presiones sobre sus dirigentes en ese sentido desde que llegó al poder. Presiones que han dado sus frutos.

See on www.eleconomista.es